1. ¿Qué es una hernia?
  2. ¿Cómo se produce?
  3. ¿Qué síntomas presentan?
  4. ¿Cómo se trata?
  5. ¿Siempre hay que intervenir quirúrgicamente?
  6. ¿Se requiere ingreso?
  7. ¿Qué cuidados post-operatorios se necesitan? ¿Cuándo se puede reiniciar actividad normal?
  8. ¿Qué complicaciones puede haber?

¿Qué es una hernia?

Una hernia es una protusión del peritoneo parietal, de un órgano o de un tejido fuera de la cavidad del cuerpo en que está alojado normalmente. Las hernias más comunes se desarrollan en el abdomen, cuando una debilidad de la pared abdominal genera un hueco, a través del cual aparece la protrusión. Se desarrolla cuando, como consecuencia de un aumento de la presión intraabdominal, el contenido del abdomen busca su salida y, si encuentra alguno de los orificios abdominales normales en condiciones óptimas para permitir su paso, sale de la cavidad abdominal. Hay que tener presente que tenemos algunas estructuras anatómicas en el abdomen que lo permiten: el canal inguinal, el orificio crural, el hiato esofágico y la cicatriz umbilical son las más frecuentes. Una de las zonas donde más a menudo se producen las hernias es la región de la ingle (hernias inguinales). Las hernias inguinales son más frecuentes en el hombre y las hernias crurales en la mujer. Otro tipo de hernia frecuente es el que se produce por roturade una cicatriz previa, y recibe el nombre de eventración.

¿Cómo se produce?

Los tipos de actividad asociados con la aparición de una hernia inguinal incluyen:

• Coger objetos pesados.

• Tirones inesperados o súbitos (estornudos), estiramientosmusculares.

• Aumento importante de peso, que causa un aumento dela presión interna sobre la pared abdominal.

• Estreñimiento crónico, que provoca una tensión importantedel abdomen en el acto de defecar.

• Repetidos ataques de tos.

• El embarazo en los casos de hernia umbilical.

 

¿Qué síntomas presentan?

Los síntomas son variables. A veces, su aparición es progresiva, sin más sintomatología que el de una protuberancia. Otras veces, si aparece de repente, puede causar dolor y malestar.

Los síntomas pueden ser:

  • Bulto visible en región inguinal, línea media abdominal o ombligo que aumenta con la tos, los esfuerzos y bipedestación (estando de pie) y que disminuye en decúbito (acostado) y en reposo.
  • Dolor.
  • Trastorno del tránsito intestinal: dificultad de expulsión de gases y heces. El grado va desde un simple apretamiento hasta una obstrucción total del tránsito intestinal.

¿Cómo se trata?

El único tratamiento curativo es la cirugía, mediante una intervención que se llama hernioplastia. Se puede realizar con anestesia general, regional o local. Aunque es una intervención muy frecuente, no todo el mundo la resuelve de la misma manera, y tampoco todas las hernias se pueden solucionar de la misma manera. Lo que sí es cierto es que todos los cirujanos coinciden en el uso de prótesis (mallas) para resolver el defecto muscular sin tensión y reforzar la pared abdominal, de forma que se ocasionan menos molestias y se reduce la posibilidad de que la hernia se vuelva a producir. Su cirujano, una vez le haya explorado, le explicará el procedimiento que considere más adecuado para resolver su caso.

 

¿Siempre hay que intervenir quirúrgicamente?

La cirugía de la hernia de pared abdominal es recomendable aunque no presente síntomas, dado que, en caso de complicación mediante la estrangulación o incarceración, el procedimiento se dificulta requiriendo cirugía urgente y posibilidad de resección intestinal, lo que agrava el post-operatorio y la posibilidad de complicaciones.

 

¿Se requiere ingreso?

Si usted no sufre ninguna enfermedad que aumente el riesgo de la operación, como cardiopatía o problemas respiratorios, edad avanzada, etc, es posible que se pueda realizar en régimen ambulatorio (sin ingreso), aunque dependerá del caso en concreto, es posible que su cirujano le recomiende permanecer una noche en el hospital.

 

¿Qué cuidados post-operatorios se necesitan? ¿Cuándo se puede reiniciar actividad normal?

Normalmente, se podrá sentar y caminar a las pocas horas de la intervención. Es importante mantener herida limpia y seca, con el fin de que no se infecte. También se recomienda no realizar esfuerzos durante las primeras 3 semanas, aunque la reincorporación a la vida laboral dependerá de las molestias que ocasione la herida y del tipo de actividad laboral.

 

¿Qué complicaciones puede haber?

Este tipo de cirugía ofrece pocas complicaciones, las más habituales son el sangrado que puede aparecer en forma de hematoma y la infección, que no son difíciles de manejar de forma ambulatoria. Puede notar sensación de falta de sensibilidad en la región de la intervención durante unas semanas. En principio, el riesgo de reaparición de la hernia con la colocación de prótesis es bajo, aproximadamente un 1%.