• Hemorroides: ¿Qué son?
  • Síntomas
  • Causas
  • Tratamientos
  • Después de la intervención

 

  • HEMORROIDES: ¿QUÉ SON?

Las hemorroides se producen cuando las venas y arterias situadas en la zona baja del recto o el ano se congestionan o se dilatan excesivamente, convirtiéndose en varicosidades. Ello puede provocar escozor nal, malestar e incluso sangrados por deposición.

Se puede diferenciar tres tipos de hemorroides:

–          Internas: si se localizan en la zona baja del recto, en la parte alta del ano, y hay mucosidades

–          Externas: situadas debajo de la unión del ano con el recto

–          Mixtas: si afectan a los dos tipos de venas

  • SÍNTOMAS

Cuando las hemorroides son leves puede no haber síntomas, pero cuando sí los hay se podría dar:

–          Dolor: las hemorroides internas no suelen doler, no así las externas que suelen ser molestas cuando salen fuera del ano

–          Prolapso: bulto que aparece cuando las hemorroides están situadas fuera del ano

–          Sangrado: normalmente al defecar, si bien éste es escaso

–          Secreción: en hemorroides internas secreción de moco por la propia mucosa anal, provocando la irritación de la piel y una sensación de picor o quemazón en la defecación

  • CAUSAS

a) Embarazo: en las últimas fases del embarazo, por la presión del útero sobre las venas, o por el propio esfuerzo en el parto

b) Sobrepeso

c) Estreñimiento: las heces compactas pueden oprimir las venas hemorroidales, al igual que una diarrea excesiva puede acabar provocándolas por irritación

d) Por herencia: si hay antecedentes familiares

e) Malas posturas: estar demasiado tiempo en la misma posición

  • TRATAMIENTOS

Tratamientos no quirúrgicos

Algunos de los tratamientos existentes son:

–          Cremas antimorroidales

–          Analgésicos

–          Aplicación de hielo en la zona afecta

–          Baños con agua tibia-fresca

–          Uso de toallitas higiénicas para hemorroides en vez de papel higiénico para no irritar más la zona

Cuando las hemorroides son leves o conllevan sangrado, se puede:

–          Crioterapia: se aplicada nitrógeno líquido sobre la hemorroide para congerlala y destruirla

–          Coagulación: se aplica un láser de calor sobre el tejido afecado para coagular las venas

–          Bandas elásticas: se aplican sobre las hemorroides estrangulándolas hasta que se caen al cabo de unos días

–          Inyecciones esclesorantes: se inyectan en las hemorroides para reducir los síntomas

Cirugía: hemorroidectomía

La hemorroidectomía es el procedimiento quirúrgico más eficaz y utilizado, en cual se extirpan las hemorroides. Puede realizarse mediante anestesia local, raquídea o general, según el caso y según la valoración que hagan el cirujano y el anestesista. Ello dependerá de factores como la edad, cómo se encuentre el paciente y el tamaño y tipo de hemorroides.

  • DESPUÉS DE LA INTERVENCIÓN

Le pondrán un apósito y al cabo de unas horas podrá levantarse y empezar a comer.

No hay que retrasar la defecación por miedo a sentir dolor, ya que debería hacerse sin esfuerzo y su médico le dará algunos laxantes para ayudarle.

Deberá ir incorporando alimentos con fibra y tomar líquidos en abundancia, evitando el picante y las bebidas alcohólicas.

Es recomendable que después de evacuar se dé un baño con agua tibia limpiándose la herida con suavidad y jabón neutro. Es normal sentir dolor o molestias después de la secreción así como algunas pérdidas de sangre

Además, si bien es importante hacer reposo, también es fundamental realizar cierto ejercicio físico, aunque será el médico el que le indique en qué medida.

Una vez en casa, deberá consultar con su médico si sufre mucha pérdida de sangre roja, tiene una fiebre alta, no defeca desde hace días o un dolor permanente que no cese con los analgésicos.