• El colon: ¿Qué es y para qué sirve?
  • Pólipos: ¿Qué es?
  • ¿Son malos?
  • Síntomas
  • ¿Quién puede padecer pólipos?
  • Diagnóstico y tratamiento: colonoscopia
  • ¿Cada cuánto es necesaria una colonoscopia?

 

  • EL COLON: ¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE?

 El colon (o intestino grueso) es el tubo largo y hueco que está al final del aparato digestivo. El intestino grueso absorbe el agua de la materia fecal (excrementos) y la convierte de líquida a sólida, pasando ésta por el recto y el ano antes de la evacuación.

  • PÓLIPOS O TUMORES BENIGNOS COLON: ¿QUÉ ES?

Un pólipo en el colon es un crecimiento anormal en la mucosa del colon, es decir, de su capa interna. Éstos pueden ser “elevados” (como protuberancias o pediculados) o “planos” (sésiles). Además, no es atípico que una persona pueda tener más de un pólipo en el colon.

  • ¿SON MALOS?

 La mayoría de los pólipos son benignos, si bien algunos tipos pueden significar cáncer o convertirse en ello 5-15 años después. No todos los pólipos tienen riesgo de malignidad. Únicamente los pólipos adenomatosos (qué es adenomatoso?) son premalignos, de los que sólo un 1% se convertirán en cáncer dependiendo del tamaño, la edad, tipo de pólipo, etc.

 Los pólipos planos pueden ser más pequeños y más difíciles de ver y tienen una mayor probabilidad de ser cancerosos que los pólipos “elevados”. Por lo general los pólipos se pueden extirpar durante una colonoscopía, que es la prueba que se usa para ver si hay pólipos en el colon.

  • SÍNTOMAS

La mayoría de los pólipos de colon son asintomáticos (no hay síntomas) y se descubren de forma casual durante una exploración indicada por otro motivo. Los síntomas que pueden presentar son:

–         Sangrado: a través del ano, mezclado o no con las heces.

–         Si son grandes y pediculados pueden provocar dolor o alteraciones de la motilidad con diarrea o estreñimiento.

 

  • ¿QUIÉN PUEDE PADECER PÓLIPOS?

 Cualquier persona puede desarrollar pólipos. Pero ciertas personas tienen más probabilidades que otras de desarrollarlos. Así pues, el perfil de “riesgo” sería:

–         Tener 50 años o más

–         Haber tenido pólipos anteriormente

–         Que alguien de su familia haya tenido pólipos

–         Que alguien de su familia ha tenido cáncer del intestino grueso (también conocido como cáncer de colon)

–         Haber tenido cáncer de útero o de los ovarios antes de los 50 años

También tiene más probabilidades de tener pólipos en el colon si:

–         Come muchos alimentos grasos

–         Fuma

–         Bebe alcohol

–         No hace ejercicio

–         Pesa demasiado

  • DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO: COLONOSCOPIA

 La prueba fundamental para el diagnóstico y el tratamiento inicial de los pólipos es la colonoscopia. Dicha prueba se recomienda en caso de tener más de 50 años o tener algún factor de riesgo de los anteriormente citados. El objetivo fundamental  es diagnosticar a tiempo los pólipos y poderlos extirparlos mediante dicha técnica, para de esta forma prevenir el riesgo de cáncer de colon en un futuro.

La colonoscopia permite examinar visualmente el interior del intestino con una cámara, mediante la introducción a través del ano de un fibroscopio flexible que proyecta la imagen en un monitor.

Al realizarse bajo sedación no es una prueba dolorosa. Requiere que previamente se ingiera una solución especial (laxante) para que el intestino quede limpio.

La colonoscopia sirve a los médicos para tomar biopsias y extirpar pólipos y respecto a otras pruebas, tiene la ventaja de que es más exacta en la toma de resultados que otros métodos aplicados en el estudio del colon (colonoscopia virtual, enema opaco…).

No obstante, estas pruebas alternativas son sólo diagnósticas, lo que no permitiría la extirpación de los pólipos. El enema opaco consitiría en la introducción de contraste por el ano para obtener radiografías mientras que la colonoscopia virtual combinaría colonoscopia y TC abdominal.

  • ¿CADA CUÁNTO ES NECESARIA UNA COLONOSCOPIA?

 En caso de presentar pólipos y procederse a su resección mediante colonoscopia, se recomienda ir controlando de la misma forma la posible aparición de más pólipos, por lo que se recomienda realizar colonoscopias periódicas.

 Dependiendo de varios factores (tipo, tamaño y número de pólipos, resultado histológico) se recomienda realizar colonoscopias cada:

–         3-6 meses: en caso de pólipos grandes o no extirpados completamente

–         3 años: en caso de presentar más de diez pólipos

–         5-10 años: en casos de menos de diez pólipos o antecedentes familiares de cáncer colorectal.

 Si usted presenta un pólipo con gran riesgo de malignidad, estará indicada la resección (¿qué es?) del colon mediante cirugía y su cirujano le explicará el procedimiento a realizar.