La cirugía bariátrica es efectiva y segura en pacientes mayores de edad

older-man2-850x400

 

Dos estudios recientes concluyen que las intervenciones bariátricas (Sleeve gástrico y By Pass gástrico) son seguras en pacientes mayores de edad y logran muy buenos resultados en cuanto a pérdida de peso y mejoría de comorbilidades (enfermedad asociadas a la obesidad mórbida).

El primero es un estudio publicado en la revista “Journal of biomedical research” donde evalúa los resultados obtenidos en pacientes mayores de 55 años intervenidos mediante By Pass gástrico y Sleeve gástrico.

De un total de 68 años intervenidos mediante estas técnicas, observaron una reducción significativa del sobrepeso, con unos descenso del IMC de un promedio de 39.5 a 28.2 y 28.8 al año de la intervención. También, encontraron una resolución de la diabetes en un gran porcentaje de casos (69% en el By Pass y 33% en el Sleeve) y una importante resolución de la hipertensión (en el 56% y 60% de los casos respectivamente). Cabe señalar que en el grupo de pacientes intervenidos mediante By Pass se obtuvieron mayores complicaciones quirúrgicas.

Este estudio puede encontrarse aquí

El segundo estudio fue realizado en un hospital de Barcelona y analizaron los pacientes mayores de 60 años intervenidos mediante Sleeve Gástrico y han comparado los resultados con los pacientes menores de 60 años. Los resultados fueron que ambos grupos de edad pierden significativamente peso, aunque el grupo de menores lo hace en mayor porcentaje (60% vs 49% del sobrepeso perdido a los 2 años de la intervención). En cuanto a resultados a largo plazo, ambos grupos obtuvieron gran porcentaje de remisión y de mejoría de las enfermedades asociadas a la obesidad mórbida (diabetes, hipertensión, dislipemia y apnea del sueño).

Este estudio puede encontrarse aquí

La cirugía bariátrica se asocia con un aumento de la supervivencia a largo plazo

trocares 2

Un reciente estudio de la prestigiosa revista JAMA (Journal of the American Medical Association) en donde estudiaron 2500 pacientes que han sido interevnidos de cirugía bariátrica y fueron comparados con otros 7500 pacientes de características similares que no han sido operados (Estudio de casos y controles) concluyendo que los pacientes operados tienen un 53% menor riesgo de morir de alguna causa relacionada con la obesidad de 5 a 14 años tras el procedimiento.

En este estudio que evalua un período de seguimiento de 14 años, con una media de seguimiento de casi 7 años, se observó que la mortalidad estimada a los 5 y 10 años para el grupo de operados fue de 6.4% y 13.8%, en comparación con 10.4% y 23.9% respectivamente, para los no intervenidos.

Con estos resultados, los autores informan de la clara relación entre la cirugía bariátrica y el aumento de supervivencia a largo plazo.

El estudio puede encontrarse aquí

 

La obesidad y sus enfermedades asociadas pueden acortar la vida hasta casi 10 años

obesity_heart_disease1

 

Investigadores del Instituto de Investigación de la Universidad McGill evaluaron la relación entre el peso corporal y la expectativa de vida encontrando que el sobrepeso y la obesidad tienen un potencial de disminuir la expectativa de vida hasta 8 años.

Este estudio “Years of life lost and healthy life-years lost from diabetes and cardiovascular disease in overweight and obese people: a modelling study” ha sido publicado en la afamada revista Lancet Diabetes y Endocrinología.

En este estudio, donde evaluaron a casi 4000 pacientes con sobrepeso, estiman que los individuos con obesidad extrema pueden perder hasta 8 años de vida, aquellos con obesidad mórbida hasta 6 años y los individuos con sobrepeso hasta 3 años de vida.

Comentan que el patrón es claro: a mayor peso e inicio temprano de la obesidad en la vida, más grandes los efectos en la salud. En términos de expectatitva de vida, se cree que la obesidad es tan mala con el tabaquismo.

El artículo completo puede verse aquí

 

 

 

Sleeve Gástrico – Cómo lo hacemos?

Presentamos un ejemplo de como hacemos un Sleeve Gástrico Laparoscópico.

El caso corresponde a un hombre 52 años, hipertenso y diabético tipo II de difícil control glucémico con un IMC de 36,5.
Intervención realizada en 95 minutos. Postoperatorio favorable, siendo dado de alta a las 48 horas.

Presentamos el caso editado para que los pacientes curiosos puedan observar en que consiste la intervención. El video dura menos de 5 minutos.

 

 

Reino Unido: Todos los pacientes obesos y diabéticos tipo 2 deben ser valorados para cirugía bariátrica

_79288731_obesity2

 

Las nuevas guías de actuación del Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido (NICE, National Institute for Health and Care Excellence) expresan que todos los pacientes obesos afectos de diabetes tipo 2 deben ser valorados para cirugía bariátrica.

Esta nueva actualización, publicada en Noviembre del 2014, recomienda la cirugía bariátrica a todos los pacientes con un IMC (índice de masa corporal) ≥35 con diagnóstico de diabetes tipo 2 en los previos 10 años. Además, la cirugía también debe ser considerada para pacientes diabéticos tipo 2 con IMC entre 30 y 35.

Estas nuevas guías de actuación pueden encontrarse aquí.

 

 

 

Nuevos informes sobre la seguridad y efectividad de la cirugía bariátrica

Nuevos resultados de uno de los registros más importantes de cirugía bariátrica, el de la sociedad británica de cirugía metabólica y de la obesidad, reafirman la seguridad y efectividad de estos procedimientos.

El segundo informe nacional de cirugía bariátrica de la British Obesity & Metabolic Surgery Society (BOMSS) fue dado a conocer en estos días revelando una mortalidad intrahospitalaria en procedimientos primarios (pacientes no intervenidos previamente) de un 0.07% (aproximadamente 1 en cada 1400 pacientes operados) mientras que el riesgo de desarrollar alguna complicación significativa fue del 2.9% (1 complicación cada 34 pacientes).

Además este informe resalta la efectividad de la cirugía: a dos años del procedimiento, un 65,1% de los pacientes diabéticos tipo 2 presentaron remisión de la enfermedad pudiendo suspender por completo su medicación habitual.

Estos datos fueron recolectados de un total de 32,073 operaciones entre los años 2011 al 2013 de un total de 137 hospitales.

El informe completo puede encontrarse aquí

La pérdida de peso rápida es igual de efectiva a largo plazo que la pérdida de peso lenta.

belly-2473_640

Una de las grandes creencias de los cirujanos bariátricos, endocrinólogos y nutricionistas comienza a ser desmitificada.

Un estudio publicado recientemente en la afamada revista Lancet, concluye que la pérdida de peso rápida tiene resultados a largo plazo similares que si esa misma disminución se hace de una manera lenta. Esto contradice la creencia de que lo rápido perdido, rápido se recupera.

El estudio realizado en un centro de referencia de Melbourne, Australia, realizó un seguimiento de 204 pacientes divididos en 2 grupos de características demográficas similares. Un grupo fue asignado a un programa de pérdida de peso rápido y otro a un programa de pérdida de peso más lento (36 semanas). Se realizó un seguimiento por 144 semanas (12 años).

No existieron diferencias en los resultados en términos de pérdida de peso a largo plazo (12 años) tras la intervención realizada.

Similares estudios tras cirugía bariátrica son necesarios para poder trasladar estas conclusiones.

Los edulcorantes artificiales pueden propiciar la obesidad y la diabetes

Edulcorantes

Un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista Nature (“Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota“) sugiere que los edulcorantes artificiales pueden propiciar la obesidad y la diabetes.

“Los edulcorantes artificiales podrían favorecer la aparición de obesidad y la diabetes”

Científicos del Departamento de Inmunología del Instituto de ciencias Weizmann de Israel llegaron a la conclusión de que el consumo de edulcorantes artificiales no calóricos podría tener el efecto opuesto al deseado. Pues propiciaría el desarrollo de la intolerancia a la glucosa debido a  la inducción de alteraciones de composición y funcionales de la microflora intestinal.

“Ello sucede porque propiciaría la intolerancia a la glucosa”

El estudio consistió en ver cómo el uso de estos edulcorantes afectaban el metabolismo en roedores. Durante 11 semanas, estos  pequeños animales fueron separados en dos grupos. Uno de ellos fue alimentado con bebidas edulcoradas artificialmente y azúcar. Mientras que el otro grupo fue alimentado sólo con agua y azúcar.  Los investigadores observaron que los roedores que ingerían la combinación de azúcar y edulcorantes acabaron desarrollando intolerancia a la glucosa, aspecto que no sucedió con el segundo grupo.

“Ocurre con edulcorantes tan habituales como la sacarina”

Algunos de los edulcorantes utilizados más frecuentemente son la sacarina (E954), el aspartamo (E951), la sucralosa (E955), advantame (E969), neotamo (E961)  y acesulfamo potásico (E950).

Estos hallazgos, en definitiva, sugieren una relación directa entre el aumento del uso de edulcorantes y la epidemia de la obesidad y de la diabetes.

 

Los niños obesos pierden más peso cuando sus padres también son tratados

Obesidad Infantil

Un reciente estudio de la revista Pediatrics (Treatment Outcomes of Overweight Children and Parents in the Medical Home) analizó los diferentes resultados en el tratamiento de la obesidad infantil en Estados Unidos, donde la obesidad y particularmente la obesidad en niños representa un grave problema sanitario.

“Los niños obesos pierden más peso cuando sus padres también son tratados”

En este estudio, se constató que los niños obesos perdían más peso cuando sus padres también eran tratados, siendo por tanto más efectivo el tratamiento conjunto.

Durante la investigación se analizaron un total de 105 casos de niños con obesidad de entre 2 y 5 años. Éstos se dividieron en dos grupos. Un primero donde sólo se trataba a los niños mediante dieta y cambio de hábitos. Y un segundo grupo de tratamiento conjunto donde además de a los niños con obesidad se trataba a sus padres mediante controles de peso e introduciendo cambios en su comportamiento y estilo de vida.

“Los padres tratados con sus hijos también reducen más su peso”

Los resultados de esa comparativa permitieron comprobar que los niños que recibieron una terapia conjunta (padre e hijo) aumentaron una media de 5’4Kg en 24 meses, casi 2kg menos (7’3kg) que el aumento de peso experimentado por los niños tratados sin sus padres en el mismo período de tiempo. Por lo que respecta a los padres, aquellos que se trataron con sus hijos perdieron un promedio de 6’4kg y disminuyeron su IMC en 2 puntos, algo de lo que no se beneficiaron los padres que se trataron de forma independiente, donde prácticamente no hubo cambios de peso.

“El enfoque tradicional está obsoleto”

Una experta en el tema afirma que el enfoque tradicional para la prevención y el tratamiento del sobrepeso infantil cuando éste se enfoca únicamente en el niño, está obsoleto. Se hace pues necesario, que no sólo tomen conciencia de ello los propios niños sino también su entorno familiar, que lógicamente influye en los hábitos de sus hijos al ser los padres los modelos de conducta a seguir por los más pequeños.

La obesidad extrema puede reducir la esperanza de vida 14 años

BsIEZu8IYAE_UN3a.JPG

Una revisión de múltiples estudios acerca de la relación entre la obesidad extrema y la esperanza de vida apunta que los pacientes afectos de obesidad mórbida grado III presentan una mayor tendencia a fallecer a una edad temprana debido a problemas asociados a la obesidad como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, renales y hepáticas, vasculares cerebrales y diabetes.

En este estudio, se analizaron otros 20 estudios realizados en tres países diferentes (Estados Unidos, Suecia y Australia) y se compararon 9.564 pacientes con obesidad mórbida grado III (IMC > 40, CALCULA TU IMC) con otros 304.000 pacientes de peso normal.

“Los pacientes con un IMC 40-45 redujeron su esperanza de vida en 6 años y medio. Aquellos con IMC entre 55-60 vivieron 13’7 años menos”

Se observó una reducción de 6 años y medio de esperanza de vida en los pacientes con un IMC entre 40 y 45 y una disminución de 13’7 años en los pacientes con un IMC entre 55 y 60. Las principales causas de muerte observadas se debieron a problemas cardíacos, cáncer y diabetes.

Hasta el momento pocos artículos científicos habían evaluado con tanta fidelidad el riesgo de muerte prematura asociado a la obesidad extrema. Según estos datos, todo apunta a que la obesidad mórbida se constituya como una de las principales causas de muerte en nuestro medio en los próximos años.